Rankings Históricos

Sobre los rankings Top100 jugadores históricos

maradona-platini-rankings

La difícil tarea de hacer los Rankings Top100

Hacer rankings que agraden y pongan de acuerdo a todo el mundo es totalmente imposible.

Partiendo de esta base, hacer los Rankings Top100 jugadores históricos es divertido. Obliga a recopilar datos e información sorprendente, muchas veces de jugadores totalmente desconocidos para el público actual pero con una repercusión muy grande en otras épocas y para la historia general del fútbol.

Estos rankings son, por supuesto, totalmente discutibles. Son rankings de futbolistas hechos, por lo general, con la cabeza, aunque es inevitable que el corazón juegue un papel importante en muchas ocasiones. Jugadores con los que muchos hemos crecido significan siempre algo más que jugadores de las primeras décadas del siglo pasado. Sin embargo, e independientemente de quién haya confeccionado los rankings, hemos intentado que sean equilibrados, intentando argumentar en cada caso particular el porqué de la posición.

Pelé y Eusebio

Pelé y Eusebio

Un trabajo de meses. Es necesario visualizar muchos vídeos en los casos en los que la antigüedad es un obstáculo. También lo es leer muchos artículos y distinguir los que están bien documentados y los que no. El trabajo de contrastar, consultar archivos, material gráfico y analizar cientos de fuentes es esencial para poder establecer, y nunca al 100%, ciertos datos de jugadores, entrenadores o equipos. Existe gente que ha hecho un muy buen trabajo; unos basan sus rankings de jugadores históricos en títulos; otros en números; otros en la huella icónica que dejaron en las memorias. En Ases del Balón creemos que hay que encontrar un equilibrio. Por poner un ejemplo, Christian Karembeu tiene un palmarés internacional que hace que el de Johan Cruyff quede a la altura del betún, pero eso no implica que como jugador pueda estar por encima de una de las leyendas del fútbol mundial. Túlio Maravilha anotó cerca de 600 goles en toda su carrera, pero no por eso ha sido mejor delantero centro que Gunnar Nordhal, Hugo Sánchez, Ronaldo o Batistuta, por poner algunos ejemplos. Paul Scholes es una leyenda del Manchester United y uno de los jugadores más representativos de los 90s, con un palmarés envidiable, pero no por eso debería ser considerado mejor jugador que Ernst Ocwirk, Igor Netto o Josef Masopust (aunque no está muy lejos).

Las nacionalidades

Creemos que una de las mejores maneras de clasificar a un jugador en el contexto histórico es asociándolo a la selección nacional con la que jugó y por la que tuvo un determinado reconocimiento. Muchos de los grandes jugadores de estos rankings nació en países con una situación geopolítica particular, como es el caso de los jugadores nacidos en suelo austro-húngaro, checoslovaco o yugoslavo. Por ello, hemos creído adecuado asociar las nacionalidades a las participaciones en selecciones nacionales.

Existen jugadores de principios y mediados del siglo pasado que jugaron con varias selecciones nacionales diferentes, como es el caso de László Kubala, por lo que les hemos asociado a la que mayores presencias otorgaron. En el fútbol moderno es más inusual jugar en dos combinados nacionales diferentes, por lo que hemos reducido esas asociaciones a casos muy puntuales, como los jugadores rusos y checoslovacos, por ejemplo.

Asimismo, existen jugadores en los Rankings Top100 jugadores históricos que nacieron en un país diferente al que representaron. En estos casos, hemos asociado su nacionalidad a la selección nacional con la que jugaron.

Las posiciones de los jugadores

Es fácil acudir a la Wikipedia o a páginas de videojuegos para determinar la posición de un jugador. Lo difícil es investigar a fondo si realmente esa fue la posición más habitual o en la que el jugador demostró un nivel de juego tan notable que le permitió hacerse un hueco en la historia. Las variaciones tácticas a los largo de las décadas imposibilita, en muchas ocasiones, establecer a un jugador en una posición o en otra. Para eso hay que consultar alineaciones, comparar posiciones, determinar si se solapaba con algún compañero… Hay que ver partidos para comprobar si sobre el papel ponía una cosa y en vivo era otra. ¿En qué posición jugaba Pelé? ¿Delantero? ¿Media punta? ¿Interior?. Es complicado. Sin embargo, y después de meses de meter la nariz en toda la documentación a nuestro alcance, creemos que las posiciones que se establecen en estos Rankings Top100 jugadores históricos son las más adecuadas. Aunque, por supuesto, todo es ampliamente discutible.

Las variaciones tácticas que hemos mencionado anteriormente obligan a agrupar determinadas posiciones con el objetivo de presentar una idea un poco más general de la zona del campo en la que se movía un jugador. Los antiguos full-backs, clásicos en formaciones 2-3-5 (pirámide invertida) o 3-2-2-3 (WM) de principios y mediados del siglo pasado, están agrupados, por lo general, con los defensas centrales, como los conocemos actualmente. Los interiores, por su parte, están agrupados con los centrocampistas ofensivos, mientras que los centrocampistas laterales están agrupados con los extremos derechos y extremos izquierdos. En muchas ocasiones es muy difícil determinar cuándo un interior es más un atacante que un centrocampista, así como cuándo un centrocampista lateral es un extremo. La única clasificación donde nos hemos querido arriesgar un poco más es en la de los delanteros, considerando delanteros centro a aquellos arietes puros u hombres objetivo y segundos delanteros a aquellos con una movilidad mayor cerca del área, aunque orientados igualmente, a anotar goles. Discutibles siempre, aunque se intenta justificar el porqué de una posición u otra. El debate siempre está abierto.

Arjen Robben, por ejemplo, es un extremo derecho zurdo que busca diagonales para encarar a portería. Luis Figo fue un extremo derecho que buscaba principalmente el pase final desde línea de fondo. David Beckham jugaba de interior pero siempre buscaba la banda derecha para colgar su centros. Los tres, pese a tener características muy diferentes, tienen la banda derecha y la mentalidad ofensiva como denominador común, y por ello están encuadrados como extremos derechos.

Beckenbauer y Bobby Moore

Beckenbauer y Bobby Moore

Andrés Iniesta y Pavel Nedvěd han sido dos de los mejores interiores izquierdos de las últimas décadas. Michael Laudrup y Gheorghe Hagi, dos de los mejores mediapuntas. Rivaldo y Ronaldinho, dos de los mejores… ¿dónde jugaban estos dos, exactamente? Ninguno era delantero, aunque muchos de ellos tuvieran una excelente llegada a gol. Ninguno era centrocampista central, aunque pudieran bajar a por balones para comenzar en línea de ataque. Pero ambos se movían en la misma franja del campo: la llamada 3/4. Exactamente por delante del centro y un poco por detrás de la línea de ataque. Por todo ello, están encuadrados en la categoría de centrocampistas ofensivos, mientras que el gran Roberto Baggio, por ejemplo, sí jugo y cosechó su mayor reconocimiento como acompañamiento del punta puro, y por esta razón está incluido en la categoría de segundos delanteros.

Aún así, desde Ases del Balón creemos que los Rankings Top100 jugadores históricos que se han confeccionado son muy discutibles. Nosotros, de hecho, seguimos discutiendo las listas finales. Es lo bonito del fútbol. Podríamos debatir eternamente y no llegar a nada en concreto pero, en el camino, habríamos aprendido cientos de cosas, de detalles, mientras disfrutábamos de momentos entretenidos. Al fin y al cabo, de eso se trata todo esto…

¡Disfrutad de los rankings!

Haz click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba